Análisis a fondo del Motorola Moto X 2014

Posted on Actualizado enn

Moto-X-2014_Review

Durante tres semanas hemos tenido la oportunidad de probar el Motorola X de segunda generación, analizarlo y sacar nuestras propias conclusiones sobre este terminal de Motorola. La principal características de este smartphone son los materiales de construcción, que le otorgan una buena elegancia, y además hay una gran variedad para elegir.

Tras unos años en segunda línea, Motorola ha conseguido volver a ser relevante. Lo hizo tras su adquisición por parte de Google, que la colocó bajo los focos mediáticos de nuevo, y lo está siendo en su traspaso a manos del gigante Lenovo.

El Moto X, terminal de referencia de la compañía, se renovó recientemente con el objetivo de repetir el éxito de la versión del año pasado. La compañía ya ha demostrado que en la gama de entrada está más que fuerte, pero, ¿qué tal ha sido su segundo intento por ofrecer una experiencia de gama alta a un precio más ajustado que la competencia?

Ficha técnica

El modelo Moto X de este año 2014 se ha actualizado con especificaciones técnicas acordes a un terminal que ronda la gama alta. A continuación las principales características del Moto X:

MOTOROLA MOTO X, características técnicas
Aspecto físico 140,8 x 72,4 x 3,8-9,9 milímetros, 144 gramos
Pantalla AMOLED de 5,2 pulgadas con una resolución Full HD (1920×1080) a razón de 423 píxeles por pulgada
Procesador Snapdragon 801 4×2.5 Ghz
Memoria RAM 2 GB
Almacenamiento 16/32 GB
Conectividad LTE, NFC, Bluetooth 4.0, Wi‑Fi ac
Cámara 13 megapíxeles (vídeo 1080p), 2 MP (vídeo 1080p)
Batería 2300 mAh (no extraíble)
Versión software Android 5.0
Precio 499 € (16 GB)

Diseño del Moto X: robusto y bien acabado

lenovo_moto-x-2014_analisis_

El Motorola Moto X en su edición de este año incluye su cambio más determinante en el tamaño de su pantalla. Ahora son 5.2 pulgadas, lo que hace que el terminal sea ahora más grande que el modelo del año pasado. Pero pese a ello, podemos decir que se mantiene en la liga de los que mejor aprovechan sus dimensiones y de los que más agradables son en mano.

Esa curvatura lo hace muy cómodo de sujetar y ágil en la mano. Su signo de identidad, las carcasas traseras personalizables con diferentes materiales, no ha desaparecido, y podemos optar tanto por el exclusivo acabado en bambú (le da una personalidad única en el mercado) como por un plástico más clásico, sin brillo pero que transmite buen acabado.

Como parte de un avance en la sensación de calidad de fabricación, Motorola ha incluido un borde metálico muy logrado que le otorga al conjunto un gran equilibrio entre peso, solo 144 gramos, y robustez. De hecho, el Motorola Moto X me parece ahora mismo el terminal de gama alta que más sensación de resistencia transmite, de esos que sabes que con una caída cualquiera no va a sufrir como otros.

Para conseguir una reducción de marcos tan grande, Motorola ha sacrificado los botones Android, los cuales quedan integrados en la pantalla, y dejado los logos para la parte trasera. Allí destacan sobre la carcasa el propio logo de la compañía, sin ninguna función especial por mucho que así lo parezca, y la cámara, la cual ocupa un lugar considerable (y central, que nos gusta) con un curioso flash rodeando a la lente.

En la parte frontal tan solo destacan los dos altavoces que rompen completamente una continuidad que nos hubiera gustado que fuera total. Además, Motorola les ha dado relieve, considerable además, a los altavoces, y ni estéticamente ni al tacto nos gusta en absoluto.

A destacar también en el apartado del diseño la unión ligeramente biselada entre la pantalla y el marco. Gran acabado en general.

Pantalla y cámara: ahora sí cumplen como gama alta

El Moto X del año pasado era especialmente relevante por su precio y diseño. Pero tanto pantalla como cámara fueron pronto marcados como puntos débiles bastantes poderosos. Este Moto X 2014 los soluciona ambos de golpe.

Empezamos con la pantalla. Como hemos comentado, este Moto X pasa de 4.7 a 5.2 pulgadas en la diagonal de su pantalla, lo que no dejaba a Motorola con más opciones que olvidar la resolución 720p del modelo del año pasado y configurar un panel 1080p que le da una densidad de más de 400 ppp, acorde con lo que le exigimos hoy en día a un smartphone de la gama alta.

Ese panel mantiene la tecnología AMOLED y, aunque la distribución es Pentile, esa densidad tan importante de pixeles no vas a poder ponerle pegas por ese camino a simple vista.

No podemos decir lo mismo de la tendencia de la pantalla a tonos ligeramente cálidos que podremos apreciar al instante al colocarla junto a paneles más equilibrados. El brillo, que está muy poco por encima de los 300 nits y es bastante bajo respecto a los rivales, no deja a la pantalla de este Moto X lucir espectacular pero en general nos ha gustado y convencido incluso con luz solar. Sí que en el valor del brillo mínimo hay un gran margen de mejora por parte de la pantalla de este Moto X, pues nos ha parecido demasiado alto para poder usar el smartphone sin molestias en completa oscuridad.

Pese a todo lo dicho y aunque la pantalla cumple con lo que le debemos pedir,está lejos de la asombrosa calidad de los paneles AMOLED de Samsung en sus terminales de este año.

Si hablamos ahora de la cámara, hay que felicitar también a Motorola. El golpe en la cara que se recibía al usar la del Nexus 5 si la comparábamos con lo que se podía conseguir con la gama alta de smartphones era contundente. Y nos dejó noqueados.

Pero el Moto X ha sabido recomponerse y aunque queda un ligero escalón por debajo de los mejores smartphones fotográficos del año, ya no es un punto negativo a considerar con tanta fuerza. O al menos, ya no debería contar como elemento disuasorio para futuros compradores de este terminal. La culpa la tiene Sony.

El sensor del Moto X es de 13 megapíxeles, concretamente el Sony IMX135. Su tamaño es de 1/3 pulgadas, nada destacable en ese apartado, lo que se paga claramente en las escenas nocturnas.

En el día a día, con buena luz es fácil obtener fotografías bastante conseguidas en reproducción del color, detalle y exposición, aunque si el contrate es muy alto y las zonas de intensa luz abundan, el trabajo con el rango dinámico se resiente y ya podemos apreciar que hay margen de mejora.

Más pobre es el resultado cuando la luz escasea. Entonces el ruido y tratamiento del mismo hace que nos quedemos con imágenes donde hay falta considerable de detalle.

Tampoco nos ha gustado nada la interfaz. Es cierto que la cámara es muy rápida, tanto en enfoque como en disparo, pero no transmite esta parte de la cámara ninguna sensación de haber querido ser importante.

Para acceder a los controles, tremendamente básicos, hay que deslizar desde la parte izquierda de la pantalla, mientras que a la galería se accede con el mismo movimiento pero partiendo de la parte derecha.

Para fijar enfoque y exposición, que no podemos separar, basta con ajustar el indicador manteniéndolo pulsado, pero al menos una de cada tres veces, a poco que seas algo torpe o vayas con prisas, hemos acabado disparando cuando en realidad lo que queríamos era modificar la zona de la escena en la que queríamos dejar fijo tanto el enfoque como la exposición.

Un Android rápido pero sin autonomía que acompañe

Como ya pasara el año pasado, el Moto X da lo mejor de sí en el rendimiento. Estamos ante uno de los terminales Android más veloces y fluidos del mercado, ayudado tanto por el uso del Snapdragon 801 como de un Android completamente puro. La sensación de velocidad en la interfaz y todo lo que hacemos nos ha dejado realmente impresionados, aunque en rendimiento puro no esté ala cabeza en todos los apartados.

Menos satisfechos nos hemos quedado con la decisión de Motorola de no incluir ranura para tarjetas de memoria microSD, algo ya estándar en los terminales Android, por lo que nos tendremos que conformar con acertar al escoger entre el modelo de 16 o 32 GB. Ten en cuenta que en el modelo que hemos probado, de 16 GB, solo la mitad quedan para libre uso.

Con la nueva pantalla de 1080p de resolución y un cuerpo más o menos contenido en dimensiones, la batería era un aspecto a mirar detenidamente en este Moto X. Y ya te adelantamos que no le ha sentado muy bien que la pantalla crezca hasta las 5.2 pulgadas.

Motorola le ha dado a su nuevo terminal franquicia una capacidad de batería de 2.300 mAh, la cual nos ha dejado con experiencias de uso que, si somos usuarios intensivos, rara vez nos llegaba al final del día (menos de 6 horas y media de reproducción continua de vídeo), por lo que no podemos considerar a este Moto X como un terminal que realmente destaque en autonomía sino más bien lo contrario.

Los usuarios deberán pues buscar el atractivo en otros valores como que ya llegue al mercado con Android 5 completamente limpio de personalizaciones, algo que muchos usuarios valoran por encima de otros aspectos.

Motorola solamente le ha colocado un par de sus servicios, los cuales por cierto son de agradecer pues ninguno de ellos creemos que sobra sino que vienen a sumar.

Tenemos por ejemplo el asistente, que nos permite fijar determinadas acciones según las circunstancias que le marquemos al terminal o el control por voz que podemos activar con una frase personalizada.

No faltan tampoco las notificaciones en la pantalla de bloqueo o las acciones que activan la pantalla o silencian el terminal solamente pasando la mano por encima de la pantalla. Para que esto suceda, el Motorola lleva cuatro sensores colocados en el frontal del terminal.

Nota y opinión

No muchos terminales, y por suerte el Moto X está entre ellos, es capaz de engancharte pese a que eres consciente de que presenta limitaciones que no encuentras en otros.

En el Motorola Moto X de este 2014, la segunda generación del terminal, hay menos inconvenientes que poner. La pantalla ha mejorado en resolución aunque ofrece un brillo más bajo que la competencia, y la cámara, sin destacar, ya no penaliza al terminal, que viniendo del anterior Moto X, es mucho decir.

Estos pasos adelante se suman a que sabemos que las actualizaciones son mucho más rápidas que en otros Android que no sean de Google y que Motorola ha logrado ajustar las dimensiones de un terminal que sobrepasa las 5 pulgadas de diagonal.

La lástima del nuevo Moto X hay que asignársela básicamente a la batería, que no ha estado a la altura del resto del equipo en la prueba. Y no debemos olvidar que este Moto X es nuestro por 500 euros, un precio atractivo si no fuera porque en unos meses habrán gamas alta Android más completos en términos globales en un margen de precio similar.


El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de Motorola
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s